Nuestro Blog

Arquitectura Orientada a Servicios y la Empresa ‘Plug&Play’

Las Organizaciones se están dando cuenta de las ventajas competitivas que les aporta la Arquitectura Orientada a Servicios y que perder este tren puede suponer el atraso con respecto a la competencia, y una forma de perder mercado.

Una Arquitectura Orientada a Servicios es una iniciativa tecnológica que aporta flexibilidad a la hora de interoperar con los Sistemas existentes, y sobre todo, una vía de integración común a las distintas tecnologías que se posean, y que estando además basada en estándares, permitirá su estabilidad en el tiempo.

Esto ofrece unos beneficios ‘técnicos’ palpables en: reutilización y organización de los Sistemas; capacidad de adaptación de los mismos a nuevos entornos; en llevar la lógica de negocio a los usuarios que la deben manejar; en unificar datos y objetos -documentos, videos, etc.- en un único concepto de información; en disponer de dicha información en tiempo y forma, y un largo etcétera.

Casi todas las organizaciones han llegado a nuestros días con un panorama en TI muy similar: un conjunto de Sistemas aislados, de distintas tecnologías, en el mejor de los casos integrados de forma rígida, y sin capacidad de cumplir las expectativas de los usuarios de negocio. Estos son los ingredientes de los que se ‘alimenta’ SOA.

Las oportunidades que proporciona SOA trascienden de la propia integración, y llevan consigo un cambio en la forma de entender la colaboración entre las TI y los negocios. La funcionalidad que hasta ahora he permanecido encerrada en los Sistemas existentes, se desacopla y sale fuera de los mismos para ofrecerse bajo un modelo arquitectónico que permite a las Soluciones de Tecnología de la Información ir sirviéndose de estas funciones en la medida que le son necesarias, sin importar la tecnología en que fueron creadas. Ir sirviéndose de Servicios, y valga la redundancia.

SOA es capaz de establecer un nexo de unión entre los procesos que representan el día a día de la operativa conducidos por los usuarios, y los Servicios extraídos de los Sistemas existentes, resolviendo el aislamiento y la lejanía entre las TI y el negocio. Creando una plataforma de funcionalidad flexible capaz de entregar la agilidad que el Negocio necesita.

Los nuevos retos tecnológicos, han de ir apoyados en estándares de interoperabilidad que den capacidad para hablar unos con otros, mejor: todos con todos, formando parte de una comunidad colaborativa, sin perder la independencia que les caracterice su propia naturaleza. En la era de la comunicación no podemos permitir que ninguna parte de nuestra actividad se quede aislada. Los cambios tecnológicos no deben causar nuestra obsolescencia, sino dar una nueva oportunidad a nuestras capacidades ‘vintage’.

Las tendencias en los negocios motivadas por estos cambios tecnológicos implican nuevas formas de operar, como la movilidad, la interacción con las Redes Sociales, el Internet de las Cosas, etc., y son precisamente esos continuos cambios tecnológicos los que recomiendan el ir a Arquitecturas Orientadas a Servicios.

SOA, es la ‘vacuna’ ante la tecnología cambiante. Con SOA, al implementar una plataforma de Servicios basada en estándares estamos protegiendo nuestro futuro y a la vez abriendo las capacidades de nuestro negocio al mismo.

El hecho de tener una plataforma estable de Servicios que con una tecnología robusta nos facilite la interoperabilidad, ya sea entre Sistemas, entre estos y las personas, o incluso con las ‘máquinas’, sin importar su ubicación, su arquitectura tecnológica, ni su ‘edad’ es prácticamente estar hablando de la ‘Empresa Plug & Play’.

No importa que nuevo artilugio se invente. Seguro que estará basado en estándares –de lo contrario, ¡corta vida le auguramos!- y seguro que podrá hablar con nuestra SOA. Tan sólo será cuestión de enchufarlo.