IoB o Internet of Behaviours

Este fin de semana, almorzando con los niños, saltó una pregunta.  Papá qué es la IoT, la vi en una publicación.  Tome una hoja de papel y dibuje este gráfico con el cual fabricamos – hilvanamos una respuesta.

Este gráfico muestra cómo el IoT Internet of Things o (internet de las cosas) evoluciona a IoE  Internet of Everything o del (internet del Todo cualquier lugar) y luego al IoB o el (internet del comportamiento).  Como primer concepto concluimos que los tres conceptos se sustentan en “Interconexión y Datos”, donde tres capacidades se hacen imprescindibles Uno: Recolectar – Capturar – Ingestar eventos, sucesos, alteraciones. Dos: Transportar, Almacenar, Procesar, dichos eventos o sucesos. Y tercero: Modelar – Entender – Generar eventos de valor en función de los datos recolectados

Cuando asimilamos lo anterior nos parece complejo, etéreo y muy tecnológico, lo cual es cierto, sin embargo, en el hoy por hoy, es muy cotidiano y normal, afectando e influyendo en la vida diaria de millones de personas en todo el planeta, incluso en el espacio.  Veamos algunos ejemplos para ver como la IoB, (Internet of Behaviors) o internet del comportamiento se ha hecho parte de nuestra vida.

Uno de los primeros ejemplos  lo tenemos en los refrigeradores inteligentes, los cuales son capaces de escanear, rotular e inventariar los productos en el almacenados, y basados en la información recolectada ser capaz de: Generar Alertas de Vencimiento, Quiebres de Stock, Administrar temperaturas por zona de almacenaje, Solicitudes de reabastecimiento.  Lo anterior no es futurología, es uno de los primeros casos de uso del IoT, y están en miles de hogares y restaurantes y centros de almacenamiento de productos fríos o congelados. 

Pues bien, cuando la IoT comienza a desplazarse, hablamos de la IoE o internet de las cosas en cualquier parte. Es acá donde la historia se comienza a poner mucho más interesante.  Un ejemplo clásico de la IoE, viene de la mano con los relojes inteligentes o smartWatch o los celulares o los chips en nuestras mascotas. Es decir, al IoT dimos movilidad en tiempo real. La clave acá fue la interconexión con grandes coberturas, satélites, antenas de GPS,  redes de 3G, 4G y ahora 5G, hicieron posible transportar grandes volúmenes de datos en grandes distancias. Gracias a esta tecnología un médico tratante puede recibir alertas de pacientes crónicos, o el veterinario de nuestra mascota monitorear su alimentación y biorritmo, o nosotros conocer dónde y cómo están nuestros hijos. Esta tecnología habilitó la posibilidad de mantenernos interconectados e interactuando.

Pero faltaba más, y el IoE evolucionó al IoB (Internet of Behaviors), o internet del comportamiento. Con lo cual ya no solo estamos interconectados interactuando, sino que podemos conocer e incidir en el comportamiento de las personas. Así es, esta tecnología es capaz de documentar, moldear e influir en nuestros hábitos de comportamiento, ejemplos hay miles: desde recetas de cocina, promociones y descuentos, cuando pasamos por un supermercado o tienda de alimentos, o de vestir. Cuando nos llegan las propuestas de qué ver en Netflix o Amazon, en Google buscamos algo.

 Las compañías que utilizan esta tecnología son capaces de influenciarnos, generando eventos o acciones basadas en nuestro comportamiento, en nuestros hábitos. Es acá donde hablamos del internet del comportamiento.  Es acá donde compañías como SOAINT Corp. entra en escena, ya que cuenta con especialistas. Es habilitar estas capacidades, desde capturar eventos de datos, transportarlos y almacenarlos.

SOAINT basado en los actuales dispositivos tecnológicos como los smartphones, ha desarrollado soluciones que permiten rastrear y localizar los movimientos de clientes – ciudadanos, o productos o transporte.  Algunos ejemplos prácticos dicen relación con Asistentes Virtuales de uso doméstico, crear acciones de alerta en temas de seguridad del hogar. En el ámbito empresarial, conocer y modelar los hábitos y dinámicas de compra, modelar eventos de fidelización vía acciones promocionales personalizadas a cada persona.

La IoB, en el ámbito de los ciudadanos, las aplicaciones del IoB tiene una serie de aplicaciones prácticas, en salud, es posible el monitoreo de pacientes crónicos, o electrodependientes, gestionar lista de espera vía la geolocalización. En casos de accidentes o urgencias médicas gestionar, controlar y monitorear el despacho de las ambulancias.

En el ámbito de los servicios básicos, optimizar y gestionar los reportes de fallas o caídas de servicios, georreferenciados y correlacionarse con los equipos de reparaciones en tiempo real.

En el ámbito de la seguridad, brinda potenciales usos en el cuidado de los niños en el colegio o salidas sin padres, en la policía brinda capacidad de monitoreo, coordinación y de gestión.

En los medios de comunicación las aplicaciones son variadas, desde medir audiencias y conocer preferencias, hasta configurar parrillas programáticas hiper personalizadas.

Para los procesos eleccionarios, permitiría generar control de flujos, optimización de mesas de sufragios, monitoreo y control de votantes, incluso apoyar las acciones de integridad de la propia votación.

El IoB llegó para quedarse, las aplicaciones y casos de uso son inagotables. En Marketing, Educación, Transporte, Medicina, Atención de Clientes.

En resumen, SOAINT mezclando capacidades Analíticas y IoB  puede ayudar a sus clientes no solo reconectando y modelando datos para conocer el pasado de los eventos, sino también predecir – influir en el comportamiento futuro.

Si quieres recibir más información

Si estás interesado en saber más sobre Soaint y sus servicios déjanos tu correo electrónico y nos pondremos en contacto contigo a la mayor brevedad posible.